Concierto con mas de 50 años entre tres bandas.

Este pasado sábado 7 de octubre, comencé mi temporada de conciertos en espacios cerrados. (sin contar el concurso Villa de Bilbao, con la actuación de los bizkainos Ready Aim Fire y los franceses Cranks. Junto a ellos actuaron el trio bizkaino de féminas Kabbalah). Pero me centro en lo que ha sido este gran concierto.

 

Tuve la oportunidad de visitar la nueva sala Groove y con tres grandes bandas. Una bonita sala que se hace más pequeña de lo que me había parecido en las ocasiones que la he visto preparándola. Indudablemente, una sala llena crea ese efecto. Muy buena acústica y con esa terracita para los fumadores, la hace un espacio interesante para buen rock. Su hándicap es su ubicación. Reconozcámoslo, somos comodones y queremos los conciertos debajo de nuestra propia casa… aun así, nos lo pensaremos y más si es una banda emergente. Esta sala se encuentra en el polígono industrial Ballonti, en Portugalete (Bizkaia). Sin metro cerca (20 min. Andando), sin autobús, una acera en pendiente, oscura,…. Da pereza acudir si no tienes vehículo.

 

Pero las bandas merecían un lleno de la sala. Un cartel llamado a la veteranía y conocimiento del espectáculo. Potencia sonora aunque Iñaki (Indomables) insistiera constantemente “… más sonido en los monitores…”

 

GRIS PERLA

 

Mi llegada fue con esta banda ya comenzada. Y me lamente haberme perdido casi mitad de concierto de esta banda bizkaina. Encima tenía muchas ganas de escuchar una de esas bandas del siglo XX y que siguen funcionando pese al tiempo y de no haber ocupado grandes listas musicales. De esas bandas que tienen todo mi respeto por la calidad que tienen y ser reconocidos por escaso público. Y el concierto fue lo que tenía que ser, una fiesta de buen hard rock con un público entregado y coreando sus temas, sobretodo en su tema despedida y más conocido “Siempre Gris”.

 

Mi llegada se encontró con “La Vecina De Arriba” y aún quedaban temas como “Con Mucho Cariño”, “A Que Llaman Eternidad” o “En La Cuneta”. Temas con un toque muy rosendero o en otros a Los Suaves (aquí ya saldrá la contracritica que dirá que no tengo “putidea”) y transmitiendo buena energía. Acabe encantado de haber visto, por fin, el directo de esta banda añeja y que siguen con gancho.

 

INDOMABLES.

 

Ir a ver Indomables es ir a tiro hecho. Sabes lo que vas a ver. Mi novedad era ver la actuación de su nuevo guitarra Yñigo Díaz de la Campa.  Y aquello fue impresionante. Un aporte que pese a pensar que pudiera entrar en competencia con Jaime Tejedor y el resultado es espectacular. Grandes protagonismos a las seis cuerdas que no sabes si son de Yñigo o es de Jaime. Un Jabi Vilumbrales, al bajo, que no para un instante en el escenario. Ahora junto a Jaime, ahora junto a Yñigo, ahora junto a Iñaki (voz). Solo me faltaba verle junto a Roberto Orruño tras la batería.  Una banda que sabe lo que hace subida a un escenario y con temas ya muy machacados en estas tierras y no por ello menos seguidas. Comenzando con “Dímelo”, no falto el tema que da título a su último trabajo “La Hora De Despertar”, ni tampoco “Espalda Contra Pared” o “Los Clavos De Mi Ataúd”. El tema homónimo “Indomables” hacia barruntar su despedida y así fue con el consabido “Mi Sombra, La Muerte Y Mi Puta Mala Suerte”. Si por decir algo negativo, que no lo es, pero me parece intranscendente las versiones que hacen con tantos buenos temas en su autoría.

Solo les pediría a la banda que trabajen las salidas del territorio bizkaino. Claro está, desde tras la pantalla de mi ordenador, todo es fácil, pero creo que deben prodigarse más allá de nuestro territorio. Saben que son muy aceptados donde no les conocen, sirva el ejemplo del pasado III Hell Rock Fest y que fueron bien recibidos pese a la hora de su actuación.

 

EXODO

 

Estando refrescándome en la barra de la sala, comenzó a sonar esta banda que tenía la curiosidad de su vuelta. Cuando algo me sorprendió de tal manera que me girara automáticamente a mirar al escenario. Una voz que la reconocí automáticamente. Una voz que considero de las mejores voces bizkainas en metal clásico. Si, era Adrián Basilio ex-Etorkizun Beltza y voz en los renovados Ready Aim Fire.

Y sonó, vaya si sonó EXODO, recuerdos de una época que era diferente aunque los más jóvenes no sepan el porqué, pero el rock, el metal, se vivía de diferente forma y los conciertos estaban abarrotados de gente. En esta ocasión, un público con edades como para tener recuerdos y que siguen dándolo todo en conciertos así.

 

Hay que decir que la banda es un homenaje que no tienen planteado continuos conciertos, pero todo se verá. Un emotivo recuerdo a componentes que ya no están entre nosotros, a los que aún siguen. Un concierto corto como el tiempo que levan ensayando, con solo seis temas. “Thunders In The City” con el que abrieron su actuación, “Grouns Of Deense”, “Born To Be Wild”, un impresionante “Margen Izquierda” seguido de “Sex” y terminando con “Jezabel” con coros de “otra más” a su término y disculpándose porque solo tenían esos temas preparados. Muy buena sintonía con el público que entendía el propósito de su concierto y que estaba encantado por verles subidos a un escenario.

 

Al final fue una noche increíble con tres bandas que tienen muchas horas de concierto sobre sus espaldas y que saben lo que hacen. De esos eventos que sales con la sensación de haber disfrutado plenamente y que sabes que costara encontrar otro evento con tres grandes bandas que saben conectar con el público.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *